La enfermedad venosa y las várices

La enfermedad venosa es definida como una enfermedad que afecta al sistema venoso de curso evolutivo con gran tendencia a la cronicidad. Cuando las paredes de las venas se vuelven frágiles o se dañan, o si las válvulas venosas se tornan incompetentes, esto lleva al favorecimiento de un flujo de sangre retrógrado que va generando un fenómeno que se denomina enfermedad venosa y que incluye a las várices, a la trombosis venosa profunda y a la insuficiencia venosa crónica. Las várices constituyen entonces un epifenómeno de la enfermedad venosa y se denomina así a la dilatación, elongamiento y tortuosidad de una vena acompañada de insuficiencia valvular. Esto finalmente se constituye en la más común de las enfermedades vasculares periféricas, siendo su prevalencia de entre el 15 y el 30% de la población depende de la región del mundo. A los 60 años aproximadamente el 70% de las mujeres y el 40% de los hombres sufrirán algún grado de insuficiencia venosa. Es un problema que no resulta sencillo de combatir y los resultados muchas veces no satisfacen las expectativas de los pacientes. La termo coagulación se utiliza no solo para tratar las telangiectasias, sino también para tratar rosácea, cuperosis y puntos rubí.

Spider genera un pulso que produce la coagulación térmica de las venas, lo que resulta en la desaparición inmediata de las mismas sin riesgo de efectos adversos o cicatrización de la epidermis. Utiliza agujas muy pequeñas, esterilizadas y desechables, revestidas de un material aislante, que en ningún caso afectará a los tejidos próximos, teniendo un radio de acción preciso y sin efectos secundarios. Mas información en: http://www.spiderecleris.com